Protestas en Zimbabwe por los resultados de las elecciones

27

Nada en las órbitas del poder es para siempre. Y Robert Mugabe tampoco lo ha sido. Zimbabwe ha superado oficialmente al que fuera su presidente durante 30 años, con las primeras elecciones después de su mandato, que se han celebrado este lunes. Aunque fue depuesto del cargo en noviembre de 2017, tras un golpe de Estado que concluyó sin muertes, al nonagenario dictador lo substituyó de facto su vicepresidente, Emmerson Mnangawa.

La hasta entonces mano derecha de Mugabe en el régimen ha sido uno de los principales candidatos de los comicios, encabezando la mítica Unión Nacional Africana de Zimbabwe-Frente Patriótico (ZANU-PF), y ha obtenido la victoria por mayoría absoluta, llegando a los dos tercios del parlamento, necesario para modificar la constitución, según la Comisión Electoral de Zimbabwe. “Como cristianos, creemos que Dios habilitará un líder y unos líderes que le teman a él y que sirvan al pueblo. Estamos listos para trabajar con la elección que la gente haya expresado en la votación”, aseguraba a Protestante Digital el secretario general de la Comunidad Evangélica de Zimbabwe (EFZ, por sus siglas en inglés), Blessing Makwara, antes de conocer los resultados.

Desde la City Evangelical Church en Harare, comunidad miembro de la Iglesia Evangélica de Zimbabwe (ECZ, por sus siglas en inglés), también consideraban que “parece que la mejor opción para los cristianos podría ser Nelson Chamisa, que es un creyente devoto”.

Chamisa, líder del Movimiento por el Cambio Democrático (MDC) ha sumado más apoyos en los principales centros urbanos del país que Mnangawa, que ha dominado las zonas rurales. Al finalizar la campaña, Chamisa compartió un versículo de Isaías en su cuenta de twitter. El líder opositor ha acusado a la Comisión Electoral de Zimbabwe de haber retrasado el escrutinio este martes para favorecer al ZANU-PF. Un hecho que, sumado a la ajustada victoria del partido que lleva en el gobierno toda la historia democrática del país, ha acabado provocando protestas.

 

Nelson Chamisa@nelsonchamisa

THANK YOU ZIMBABWE …I’m humbled by the support you have given to me as a Presidential Candidate. We have won the popular vote. You voted for total Change in this past election!We have won this one together. No amount of results manipulation will alter your WILL

UNA VOTACIÓN EN PAZ QUE HA ACABADO TRUNCÁNDOSE

Tanto Chamisa como Mnangawa habían manifestado públicamente en sus redes sociales victorias que todavía no se habían producido, y que sólo puede anunciar la Comisión Electoral de Zimbabwe, que ha declarado la victoria del ZANU-PF.

Antes del anuncio, la paz se había convertido en la evidencia del deseo popular de que llegasen estas elecciones. “Hay paz y tranquilidad, con toda la gente disfrutando de haber votado, mientras que quienes no han querido votar han podido llevar a cabo sus tareas diarias y negocios con normalidad. Hay gran emoción y muchas personas esperando los resultados”, había remarcado Makwara. “Estas son unas elecciones únicas, que anuncian una transición caracterizada por ser la más pacífica desde el logro de la independencia en 1980; con caras nuevas en las encuestas presidenciales por primera vez; gran participación de jóvenes, mujeres y ancianos. El ambiente ha sido muy pacífico con todos los candidatos reuniéndose y haciendo campaña libremente, incluso en las zonas calientes del país en áreas rurales”, reiteraba.

Para la comunidad de la City Evangelical Church “la situación era pacífica pero había ansiedad mientras la gente esperaba los resultados, porque es un momento especialmente volátil”, afirmaban.

“Los cristianos han estado orando e intercediendo diariamente por unas elecciones pacíficas. Además, la iglesia ha estado presionando para que los partidos incluyesen determinados temas en sus campañas y mensajes. Los dos principales aspirantes a la presidencia (en referencia a Mnangawa y Chamisa) han afirmado públicamente su fe cristianay los valores cristianos que la iglesia considera críticos para avanzar y responsabilizarse unos a otros”, explicaba Makwara. “Todos los zimbabuenses, tanto cristianos como no cristianos, buscan lo mejor para el país, con una economía próspera y libertad de expresión independientemente de quién gane”, añadían desde la City Evangelical Church.

El anuncio de la victoria del ZANU-PF por mayoría de dos tercios ha provcado que cientos de partidarios del MDC hayan salido a las calles de Harare a protestar. La respuesta del ejército y la policía no se ha hecho esperar, que según agencias han abierto fuego. Segun el medio nacional Zimbabwe Today, tres personas han muerto. “Hay protestas generalizadas en la capital y han llamado al ejército. Han habido disparos de pistolas y también hay helicópteros que vuelan por todas partes”, ha confirmado Makwara a este medio.

 

UNA TRANSICIÓN QUE REQUIERE DE INTERCESIÓN

Para Blessing Makwara, secretario general de la Comunidad Evangélica de Zimbabwe, “es urgente que todo el cuerpo de Cristo en el planeta continúe orando por una transición pacífica”. “Para que los procesos para la sanación, la reconciliación y la construcción de la nación sean guiados por Dios, así como la recuperación económica y la restauración del orgullo y la gloria nacionales. Oramos para que la iglesia se mantenga firme y provea la luz y la sal que sazonen las conversaciones sobre política y transformación nacional, mientras lo creyentes permanecen en su fe”, manifiesta.

En la misma línea, desde la City Evangelical Church, en la capital, piden oración “para que la paz prevalezca después del anuncio de los resultados y para que quienquiera que gane pueda llevar el país a una mejor situación, tanto a nivel económico como social”. Tampoco se olvidan de la libertad religiosa que existe en el país y piden que “pueda mantenerse”.

Fuente: http://protestantedigital.com/internacional/45240/El_Zimbabwe_postMugabe_vota_en_paz