mircoles 17 de octubre del 2018

El Dios Migrante.

Dios creó un mundo sin fronteras, y nosotros ¡somos ciudadanos de ese mundo! Ese es uno de los ideales del Reinado de Dios, que supera todas las expectativas de vida y sistemas. Además, nos permite pensar nuestra fe de manera distinta de un Dios cercano que camina con cada persona ciudadana de la tierra, con el fin de mostrarle su eterno amor.
Actualmente, los desplazamientos humanos se han dado por causas como: razones económicas y los distintos estados de guerra. En cualquiera de estos casos, la migración genera crisis en los seres humanos que deben tomar decisiones importantes en la vida, contando para ello con la dirección y sabiduría divinas para continuar y seguir adelante.

cada-dia-correo-electronico

descargue-aplicaciones

icon-app-google-play icon-app-apple-store
Romanos 2:12-29
Un viaje sin retorno
“Hay que pensar en esto y decidir lo que haremos al respecto.”Jueces 19:30b

Cuando no había rey en Israel, una mujer regresó a la casa de su padre en Belén de Judá. Su marido levita fue a buscarla con un sirviente y dos asnos desde los montes de Efraín. Al llegar, su suegro lo recibió con alegría y lo invitó a quedarse. La pasó muy bien durante cuatro días, el otro día el hombre se levantó temprano, y aunque se hizo tarde, decide irse con su mujer y su criado. Llegaron a Guibeá de Benjamín y se sentaron en la plaza. Un anciano de los montes de Efraín les pide que se queden en su casa. Luego unos hombres depravados le gritan para que sacara al levita para abusar de él. El anciano ofreció a su hija y mencionó a la mujer del levita. El levita sacó a su mujer y los hombres abusaron de ella toda la noche. En la mañana la mujer cae a la entrada de la puerta. El levita le dice que se levante, pero ella no responde, pues está muerta. La carga en un asno, al llegar a su casa la parte en 12 pedazos y envía cada uno a las tribus de Israel.Este suceso del brutal asesinato de la mujer es algo inaudito, como muchos de los feminicidios que vemos con horror e indignación, por la decadencia ética y moral. Nos hace pensar que debemos trabajar más para fortalecer valores y la seguridad ciudadana para transitar seguros en cualquier lugar.

Amado Dios, danos la sabiduría y sensibilidad suficiente para que nuestro país sea un lugar seguro. Amén.

cada-dia-correo-electronico