“El movimiento contra la Ley de Evo Morales fue popular, no político”

163

Pregunta. Muchos colectivos protestaron contra el nuevo Código Penal en Bolivia, lo que finalmente hizo que se retirase ¿Era una cuestión realmente grave?

Respuesta. El problema de fondo es que tras los doce años de gobierno de Evo Morales su popularidad ha caído por tercer año consecutivo. En gran parte porque aunque ganó las elecciones por amplia mayoría, desde 2015 hay una falta de confianza principalmente porque intenta ser reelegido en contra de lo que dice la Constitución de alternabilidad, algo muy arraigado en Bolivia. Se trata de que la presidencia y vicepresidencia no pueden tenerla las mismas personas más de diez años consecutivos.

Evo Morales ha intentado sin éxito cambiar la Constitución en 2016, y este nuevo Derecho Penal hace temer que se quiera acabar con la posibilidad de disentir para así perpetuarse en el poder.

Otro aspecto es que Evo Morales en vez de reconciliar a la nación, lo que ha hecho es aumentar y confrontar las diferencias. En este último conflicto del Código Penal han dicho que los “blancos” no quieren a los “indígenas”, llamándoles a levantarse a estos últimos y defender a Evo. Eso va en contra de la realidad de plurinacionalidad de los bolivianos y molestó a la población en general.

Los evangélicos en particular temieron seriamente por su libertad religiosa.

P. Evo Morales ha querido señalar a la oposición política como la que ha promovido estas protestas ¿ha sido así?

R. El movimiento fue popular. A la población no le gusta que se apropien de sus movimientos. Fue un movimiento genuinamente ciudadano. En ningún caso una manipulación de un partido político en contra de Evo Morales.

P. Los evangélicos han sido uno de los grupos que se sentían afectados. ¿Cuántos hay en Bolivia?

R. En el último censo de población en Bolivia, en 2012, hay alrededor de 11 millones de bolivianos. La Asociación Nacional de Evangélicos de Bolivia ha estimado una cifra de 2 millones de evangélicos en el país.

Las marchas de evangélicos contra el Código penal fueron multitudinarias y emocionantes. Con bandas, música, oraciones, y lemas como “Bolivia, la iglesia está contigo”, “Con Cristo en la nación, Bolivia en bendición”. Muchas personas de rodillas clamando a Dios por el país. Fue paradójico que los medios casi no resaltaran esta presencia evangélica.

Muchas iglesias, aunque no todas, participaron en las marchas debido a la visión particular de cada una acerca de la participación política. Aunque estoy segura que todas oraron y clamaron. Muchas ayunaron.

Yo creo que Dios respondió a las oraciones, muchos no se explicaban cómo Evo Morales derogó tan rápidamente este Código Penal.

P. Hemos leído que hay otros conflictos en Bolivia entre las leyes y la conciencia cristiana, como es el tema del aborto y de la ideología de género, ¿cómo está la situación?

R. La ideología de género está presente, pero ahora mismo lo que existe con mayor fuerza es un feminismo que quiere liberalizar el aborto; uniendo esto a una realidad terrible de violencia contra la mujer, algo común en Bolivia. Y defendiendo algo que es justo, lo mezclan con el derecho al aborto, en el que al final es el inocente el que sufre la pena de muerte como si él fuese el criminal.

P. ¿Qué labor destacarías que está haciendo la iglesia evangélica en Bolivia, para hablar de su aportación a la sociedad?

R. Insisto en la oración, aunque el mundo no lo entienda ni valore, pero está ahí. Los evangélicos bolivianos oramos por nuestro país. También luchamos en conflictos ecológicos, como en la región del Tipnis, que afecta a muchos evangélicos, y donde un evangélico (Marcial Fabricano) lideró un movimiento que logró que detuvieran la destrucción de esta región natural en favor de construir autopistas y de los cocaleros de Evo Morales. Aunque desgraciadamente, luego han seguido las obras que destruyen este paraíso natural del Amazonas, fuente de agua para toda la región, no sólo de Bolivia.

También resaltaría a Fernando Villena, el anterior Defenso del Pueblo en Bolivia, que era y es evangélico. Hizo un gran papel y nos enseña un camino de estar presentes en la sociedad.

EXPERIENCIA VITAL

Hablamos luego de su vida personal, su experiencia con una esclerosis múltiple que la ha llevado a una silla de ruedas, lo que le ha impedido ser “corresponsal de guerra” como alguna vez soñó, pero no ejercer el periodismo, tener su programa de radio, componer poemas y canciones, y participar de la vida de la iglesia. “Todos tenemos desafíos y el arte de la vida es saber cómo enfrentarlos”. Y muchas cosas más.

Aquí tienen la entrevista completa, y su perfil de Facebook.

Fuente: http://protestantedigital.com/internacional/43951/El_movimiento_contra_la_Ley_de_Evo_Morales_fue_popular_no_polItico