“Soy Rachid, cristiano marroquí”

142

Se llama Rachid y es nativo y residente de Agadir, una ciudad en la costa de Marruecos, cerca de Marrakech. Tiene 42 años, está casado y es padre de cinco niños. Se convirtió al cristianismo a principios de los 90. Después de años de clandestinidad, Rachid confiesa públicamente su fe y se sirve de la web para “promover el verdadero cristianismo” entre los marroquíes.

Una muestra de esta apertura ha sido la entrevista que concedió recientemente a H24info, un diario marroquí, el día de Navidad, la cual reproducimos a continuación.

 

P. ¿Cómo se convirtió al cristianismo? 

R. Como la mayor parte de los marroquíes, yo me burlaba de esta religión, sobre todo porque vengo de una familia sufí muy islámica. Pero me interesé en el principio de los años 90, a la edad de 12 años. Escuché un programa cristiano en la radio Monte Carlo, en el cual uno de los locutores hablaba en darija (árabes dialectal de Marruecos), y esto me atrajo. Después descubrí el evangelio en árabe, y eso me permitió desechar las ideas equivocadas que yo tenía. Comprendí que el cristianismo es una religión de amor, de paz y de humildad, contrariamente a lo que yo veía a mi alrededor y en Zaouia donde crecí.

 

P. ¿Cómo fue acogida su conversión en su entorno? 

R. Perdí mi trabajo como contable en una empresa, y trabajo actualmente como freelance. Como soy muy conocido en Agadir, no siempre puedo encontrar un trabajo estable, aun después de tantos años. Con mi familia también fue difícil, sobre todo porque vengo de un entorno muy religioso. Mi padre, en particular, es un fiqih conocido en la región y su reacción -contraria- fue muy normal.

Actualmente, gracias a Dios, todo está arreglado con mis padres, a pesar de la tensión que persiste con la familia extendida.

 

P. ¿Sus hijos son también cristianos? 

R. No, porque en el cristianismo no imponemos nuestras convicciones religiosas a los niños. Yo voy a orientarlos y les voy a explicar mi creencia personal, pero sin imponerles nada. Ellos tienen libre elección.

 

P. ¿Cómo se desarrolló el reciente encuentro entre la coordinación nacional de cristianos marroquíes, de la cual usted es parte, y la Comisión Nacional de Derechos Humanos?

R. Efectivamente, nosotros presentamos una carta con una lista de reivindicaciones, como el derecho de casarse según la tradición cristiana, de inhumar a nuestros muertos, de orar en las iglesias o de usar nombres cristianos. El encuentro se desarrolló muy bien y los responsables de la CNDH recibieron nuestro documento y nos aseguraron que nuestras reivindicaciones son legítimas. Ellos nos animaron también a hacer más ruido para hacer valorar nuestra causa.

 

P. ¿Cómo celebran la Navidad este año? 

R. Con los hermanos y hermanas nos reunimos en las casas para orar, conversar, comer y pasar un buen momento, como todos los que celebran las fiestas de fin de año. Nosotros no somos extraterrestres, somos marroquíes, pero diferentes a la mayoría en materia de creencias. La gente cree que nosotros bebemos alcohol, etc. En cambio, nosotros somos más piadosos que la mayor parte de los musulmanes. El cristianismo es más duro y estricto que el islam.

 

P. ¿Es usted protestante o católico? 

R. Ni lo uno ni lo otro. En efecto, la mayor parte de los cristianos marroquíes son evangélicos. Una elección bien pensada para protegerse de las divisiones y evitar las sectas.

 

P. ¿Cómo es su relación con las autoridades? 

R. Mi relación con las autoridades de Agadir es excelente. Ellos me respetan mucho, preguntan frecuentemente por cómo me va, y se encargan de mi seguridad; hay un clima de confianza entre nosotros. Y cada vez que nuestra comunidad hace obras sociales o de caridad, nosotros les informamos. Hay que decir que en Marruecos el problema es sobre todo con la sociedad. Las autoridades son muy comprensivas y maduras.

Fuente: http://protestantedigital.com/internacional/43754/“Soy_Rachid_cristiano_marroqui”