‘A corazón abierto’ contra la violencia hacia la mujer

Un momento del foro.

“La violencia que sufre la mujer por razón de género no es solo en la pareja, sino en todos los ámbitos sociales”, explicó la fiscal Teresa Peramato.

Esta sábado 9 de noviembre, se celebró el foro “A corazón abierto”, en torno a la violencia contra la mujer en el centro “Vallecas todo Cultura”.

Organizado por la Plataforma Seneca Falls y Diaconía Madrid, actuó como conductora Diana Castillo, Asesora jurídica experta en Extranjería y mediadora familiar. El acto fue presentado por Asun Quintana, como Coordinadora de Seneca falls.

Contó con varias expertas en esta área, con diferentes perspectivas. Destacó Teresa Peramato Martín, Fiscal decana de Madrid de violencia de género (2005- 2010), fiscal adscrita en la Unidad Coordinadora de violencia de género y desde noviembre de 2018 Fiscal ante el Tribunal Constitucional.

La perspectiva policial la ofreció María Gloria López Cerezo, Inspectora Jefa de la UFAM, de la Comisaría de Alcobendas y SS de los Reyes.

Finalmente Estefanía González Prieto aportó su experiencia como trabajadora social. Es Master en Prevención e Intervención con Víctimas de Violencia de Género, que trabaja en el Centro de Operaciones de Emergencias en el proyecto ATENPRO. Explicó las diferentes opciones y ayudas que tiene una mujer que está sufriendo violencia, que canaliza esta asociación.

 

El debate se realizó con varias preguntas realizadas por Diana Castillo a las participantes. Resumimos a continuación algunas de las respuestas desde la policía y fiscalía que hemos considerado más relevantes.

 

De izda. a dcha. A. Quintana, D. Castillo, MG López Cerezo, T. Peramato y E. Gzlez. Prieto.

P.- Hemos escuchado negar la existencia de la violencia de género e incluirla en la violencia intrafamiliar ¿Nos puede aclarar cuando nos referimos a una y a otra, por qué se diferencian, y si vuestra actuación difiere en un caso u otro?

R.- Policía (María Gloria López Cerezo): La violencia intrafamiliar es violencia dentro de la familia, de padres a hijos, de hijos a padres, a abuelos etc. Pero la violencia de género es la violencia contra la mujer simplemente por una razón: ser mujer. Esa es la gran diferencia y la que marca la violencia de género.

La atención en caso de aviso de agresión siempre es inmediata, aunque existen equipos formados en la atención ante la violencia de género. Existen pautas para investigar denuncias sin que lo sospeche el posible maltratador (incluso a veces sin que lo sepa la presunta víctima si no es ella la denunciante).

R.- Fiscal (Teresa Peramato Martín):  La violencia que sufren las mujeres por razón de género no se produce solo en el ámbito de la pareja o la expareja, sino en todos los ámbitos de la sociedad, es incuestionable.

Llamarla de otra manera “es un retroceso que no nos podemos permitir, ya que solo si se distinguen ambos tipos de violencia acertaremos con la respuesta, ya sea en políticas de prevención o en políticas de sanción”.

Hay una imperiosa necesidad de modificar el artículo 416 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para que “no se le reconozca a la víctima la posibilidad de no declarar” y así dar “una respuesta punitiva y protectora”. También hay que fijar la edad para contraer matrimonio en los dieciocho años para evitar en buena medida los casos de matrimonios forzosos.

En cuanto a las agresiones sexuales fuera de los matrimonios y parejas, la Fiscalía tiene una “limitación competencial”. Ante estos casos debería haber una respuesta integral, especializada y multidisciplinar para cumplir con las propuestas del Convenio de Estambul sobre violencia contra la mujer, que considera igualmente estas agresiones como delito de violencia de género, una perspectiva que también debería adoptarse en España.

Sobre la reinserción de los agresores, la idea primordial es proteger a las víctimas, pero también que los maltratadores puedan ser reinsertados gracias a los tratamientos psicológicos, con la esperanza de que puedan cambiar sus conductas, actitudes y creencias para que en sus relaciones no se reproduzcan.

 

P.- También las estadísticas alertan del aumento de la violencia de género entre los adolescentes, ¿Desde vuestra actuación diaria qué nos puedes comentar?

R.- Policía: Está aumentando indudablemente. Pero también están aumentando las denuncias. Nosotros vemos que la raíz está en la falta de educación en casa, falta de límites sobre todo, y esto desemboca hacer lo que les da la gana y dar rienda suelta a sus emociones. Falta algo que se llama dominio propio. Tambien hay una falta de control parental en el uso de las redes; fundamentalmente porque los padres tienen falta de formación en este campo y los hijos los sobrepasan.

Las nuevas tecnologías han llegado para quedarse, y el uso excesivo y sin filtros en la comunicación de nuestros hijos e hijas a través de estas redes sociales no siempre son supervisadas, lo que les convierte en vulnerables,

Las chicas son ahora más tolerantes con los micromachismos en las redes que en sus relaciones interpersonales por el anonimato, que en las redes los empodera para sobrepasar límites. El bulling es fruto de todo esto.

Por otro lado, la realidad es que la violencia está en el propio ser humano, y tiende a manifestarse en todos los aspectos de la vida. La Ley sirve como disuasión y prevención.

 

P.- ¿Qué es la valoración del riesgo?

R.- Policía: Recabar la máxima información de la víctima y su entorno para poder articular con precisión las medidas de protección tanto para ella como para sus hijos o menores a su cargo. Los niveles de riesgo son extremo, alto, medio, bajo.

Esta información es imprescindible para poder concretar el nivel de riesgo de violencia y las medidas que hayan de adoptarse en cada caso para asegurar la protección. La valoración de la situación de riesgo de violencia contra la mujer (Valoración Policial del Riesgo, VPR) y su evolución (Valoración Policial de la Evolución del Riesgo, VPER), se realizará empleando las herramientas y formularios normalizados aprobados al efecto por la Secretaría de Estado de Seguridad.

Es muy efectiva y segura, aunque no existe ningún método que sea fiable al cien por cien, aunque la realidad es que sirve para proteger a la mujer en la mayoría de los casos en los que se conoce un riesgo.

La reforma de la ley para mujeres extranjeras sin autorización de residencia aborda la cuestión del miedo a la denuncia por su posible extraditación, o que pierdan a sus hijos e hijas porque podrían llegar hacer tutelados por la comunidad de Madrid, si no tienen redes familiares. Actualmente las denuncias no conllevan deportación salvo que se demuestre que son falsas, esto para evitar que se convierta en una “puerta de atrás” para regularizar inmigrantes ilegales.

 

P.- ¿Qué está fallando en la lucha contra la violencia hacia la mujer?

R.- Policía: Falta personal especializado, formados en Violencia de Género. Se intenta cubrir a todos los maltratadores y a las víctimas pero a veces no llegamos a todos. Faltan recursos. Y también que los maltratadores a veces son imprevisibles en sus reacciones.

R.- Fiscal: La mujer sigue teniendo miedo. Hay que protegerla y darle salidas seguras. Todo esto ya ha mejorado en todos los aspectos, aunque aún es preciso avanzar. Los servicios sociales son la puerta de entrada a la protección de las víctimas y a las ayudas para poder denunciar.

Sin embargo, algo que en general está fallando es toda la sociedad en su conjunto, al volver la mirada y no colaborar…. denunciando si es preciso. Hay que llamar a toda la sociedad a seguir implicándose en la lucha contra la violencia de género, acompañando y comprendiendo a las víctimas y denunciando si llega el momento.

Está fallando la familia, la educación sin perspectiva de género. Está fallando la falta de recursos para formación de personal adecuado, y sobre todo faltan también psicólogos especializados.

Es fundamental la coordinación de todos los servicios, algo que funciona muy bien en Comunidades Autónomas como Madrid, pero no tanto en otras.

Fuente: http://protestantedigital.com/qfamilia/48097/A_corazon_abierto_contra_la_violencia_hacia_la_mujer