La loteria está ahí. Y también la decepción

114

Millones son los que juegan a la lotería cada semana. Y millones son también los que se decepcionan al no obtener ningún premio. La evidencia más antigua registrada de loterías son billetes keno de la dinastía china Han de entre 205 y 187 a. C. Keno es un tipo de lotería que aún se juega en los casinos de hoy en día. Hay evidencia que esas loterías chinas iniciales ayudaron a financiar la construcción de la Gran Muralla de China. La lotería es un monopolio estatal o una concesión regulada por la leyes. En todos los países existen prohibiciones para que los particulares organicen juegos de lotería que no estén regulados de alguna forma. Una parte de lo recaudado por la venta de los billetes de lotería en general es entregada a obras de beneficencia social o queda en manos del Estado y es destinado a los gastos corrientes del mismo; de ahí que se diga que se trata de: “un impuesto voluntario”. En este mismo orden fiscal, se ha detectado el frecuente uso de las loterías como instrumento de fraude fiscal.