Cada Dia

2 Timoteo 2:1-13
FORTALEZA

“Y tú, hijo mío, saca fuerzas de la bondad que
 Dios te ha mostrado por medio de Cristo Jesús.”
2 Timoteo 2:1


En el capítulo anterior vemos al Apóstol Pablo dirigirse al joven Timoteo con recomendaciones acerca de cómo conducirse no solo en el ámbito ministerial, pero también personal, y ya que Pablo hace referencia de como muchos se han “quedado en el camino”.

Es a partir de esto que Pablo hace un contraste diciendo, “Tu, pues, hijo mío” y le empieza a hablar a Timoteo acerca de él fortalecerse. Da la impresión de que primero se trata de un fortalecimiento interno que se necesita cuando uno se siente débil, con miedo, ansiedad, dolor y fracaso. Y es que lo que hacemos fluye de cómo nos sentimos. Las Buenas Noticias son que la buena voluntad que Dios muestra por sus hijos incluye estas tres verdades transformadoras de este versículo.

En primer lugar, es interesante notar que Pablo no dice que a Timoteo que el Señor le fortalezca. Debe ser entonces porque el fortalecerse ya es una realidad provista y ganada en nuestro favor.

Dice también, en segundo lugar, que la manera de fortalecerse internamente es a través de la gracia. Esto implica también una acción pasada, externa e independiente del desempeño del que la recibe.

Y por último, la tercera verdad transformadora es que este regalo es gracias a nuestra posición “en Cristo” y por su gran intercambio.

Gracias Padre, porque así como Jesús tomó nuestro lugar en la cruz, nosotros hoy podemos tomar nuestro lugar ‘en él’ sabiendo que somos amados, perdonados y justificados. Amén.


 

Vea los mensajes anteriores

Haga clic en los días anteriores (en rojo) para visualizar el mensaje de ese día.

suscribete