Cada Dia

Jeremías 15
La buena memoria de Dios

“Señor, tú que lo sabes todo, 
¡acuérdate de mí y ven en mi ayuda!”
Jeremías 15:15

¡Qué bueno que Dios tiene una buena memoria! Esto expresado en forma coloquial o desde nuestra humana perspectiva quiere reforzar en nuestra mente que Dios no es como nosotros. No se olvida ni de sus promesas ni tampoco nos olvida como personas.

A eso apela el profeta Jeremías cuando ve la desolación en que ha quedado su pueblo ante el castigo por el pecado. Pero no hay olvido por parte de Dios. Porque el mismo profeta reconoce que “Entonces el Señor me respondió: «Si regresas a mí, volveré a recibirte y podrás servirme. Si evitas el hablar por hablar y dices sólo cosas que valgan la pena, tú serás quien hable de mi parte. Son ellos quienes deben volverse a ti, y no tú quien debe volverse a ellos. Yo haré que seas para este pueblo como un muro de bronce, difícil de vencer. Te harán la guerra, pero no te vencerán, pues yo estoy contigo para salvarte y librarte. Yo, el Señor, doy mi palabra. Te libraré del poder de los malvados, ¡te salvaré del poder de los violentos!»

Pedro y María habían oído a un monje decir que Dios no les olvidaba y que podían acercarse a Él por la fe. Que aunque la cosecha se perdiera, Dios les proveería. Porque la gracia de Dios era suficiente. Porque el justo viviría por la fe.

Señor, que la fe cobre vida en los corazones de todos los que te buscan. Gracias por darnos la fe para buscarte. Que otros tengan la misma oportunidad.

 

Vea los mensajes anteriores

Haga clic en los días anteriores (en rojo) para visualizar el mensaje de ese día.