lunes 23 de octubre del 2017

Juan Boonstra

Es el Rev. Juan Boonstra quien nos guía este mes a apreciar la Biblia y lo que ella tiene que decir para todos. Él fue el director y la voz de La Hora de la Reforma por más de un cuarto de siglo.

 

En el mes de la Biblia

¿Cómo se puede celebrar el mes de la Biblia? Pues, teniendo textos y pasajes del Libro que se citen y que se expliquen. Y eso hacemos en este mes de Septiembre, cuando en muchos lugares se celebra  el mes de la Biblia.  Porque son las Sagradas Escrituras las que nos guían en un tiempo cuando cada persona o grupo de personas tienen ideas contrapuestas acerca de todo lo que sucede en la vida. ¿Y guía para qué? Bueno, para saber qué y cómo hacer antes las situaciones a las que nos expone la existencia. Pero además ante tanto desafío práctico en que no sabemos qué hacer o cómo reaccionar antes problemas, crisis y por supuesto las falta y pecados a los que llamamos de muchas maneras. La Biblia, sigue hablando a un mundo que desconoce su mensaje y que haría bien en poner atención a lo que ella dice.

cada-dia-correo-electronico

descargue-aplicaciones

icon-app-google-play icon-app-apple-store
Hechos 1:1-11
AVIVAMIENTO Y PASIÓN
“Pero cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes, recibirán poder y saldrán a dar testimonio de mí…” Hechos 1:8

Los momentos más auspiciosos y emocionantes del crecimiento de la iglesia fueron los tiempos en que Dios visitó a su pueblo, derr amando su Espíritu. El avivamiento sucede en la iglesia, luego se extiende por todo el mundo. Una iglesia en avivamiento no puede mantenerse callada. Cuando el corazón arde, los pies son rápidos y los labios abiertos para proclamar al Cristo vivo. Cuando Dios restaura a la iglesia, ella sale por todo el mundo, anunciando el evangelio a toda criatura y los pecadores se convierten de sus pecados y fluye el torrente al redil de ovejas. Cuando el soplo vivificante del Espíritu Santo llega a la iglesia, las cenizas se eliminan, las brasas se encienden y el fuego de un fervor espiritual se extiende poderosamente, resultando en una profunda pasión misionera.Fue así en la iglesia primitiva. Cuando el Espíritu Santo fue derramado, en pocas décadas el evangelio penetró victoriosamente en todo el Imperio Romano. Cuando Dios insufló un soplo de vida en Alemania durante el período de los Moravianos, cada uno de los veinticinco creyentes, fue como misionero por sus fronteras. Es imposible tener el amor de Dios en nuestros corazones sin tenerlo despierto al amor por los perdidos e ir en busca de ellos. El aviamiento en la iglesia despierta y termina en misiones.

Cuando el corazón arde, los pies son rápidos y los labios abiertos para proclamar al Cristo vivo. Señor, que nuestra proclamación de Cristo sea motivada por ti para que traiga fruto. Amén.

cada-dia-correo-electronico