Cada Dia

Lucas 23:32-38
CRUCIFICADO

“Cuando llegaron al sitio llamado La Calavera, 
crucificaron a Jesús y a los dos criminales…” 
Lucas 23:33

No se canta de la silla eléctrica o de la guillotina o el pelotón de fusilamiento. Pero sí cantamos de la cruz.

¿No se vuelve la fe cristiana un poco cruel y sangrienta a esta altura? ¿No tiene aspecto de cosa primitiva? Parece como que Dios es un ser vengativo y aprovechar su poder. Jesús murió una muerte cruelmente lenta, dolorosa, agonizante. ¿Cómo es posible cantar de semejante cosa?

¿No pudo Dios haberlo hecho de alguna otra manera? ¿Algo más agradable? ¿Por qué no extendió sus brazos y nos llamó y nos dio entrada en el cielo en vez de esto?

Probablemente lo hizo como lo hizo en vista de lo que es el perdón. Perdonar a alguien no es simplemente olvidarse de todo o encoger los hombros. Perdonarle a alguien es hacerse cargo de la deuda que tiene y pagarla. Eso es lo que ocurrió en la cruz. Dios vino hacia nosotros y puso sobre sus hombros el peso de nuestra culpa. Arrancó la carga de nuestros hombros y se la puso encima. No es que el pecado sea de poca importancia para Él. Lo toma tan en serio que tuvo que sufrir su castigo para que nosotros fuésemos libres.

La cruz se eleva aún como símbolo del asombroso y profundo amor de Dios y su deseo de perdonar. ¡Cantemos un himno sobre la cruz!

Señor, podemos ver aquella cruz imponente a lo largo de los siglos. Al estar frente a ella nos duele nuestro pecado y nos vemos vencidos por tu gran amor. Amén.

 

Vea los mensajes anteriores

Haga clic en los días anteriores (en rojo) para visualizar el mensaje de ese día.

suscribete