viernes 23 de junio del 2017

Rob Toornstra

Rob Toornstra ha servido como pastor de la Iglesia Cristiana Reformada Sunnyslope en Salem, Oregon, desde 2006. Cuando no está ocupado con tareas pastorales, le gusta pasar tiempo con su esposa, Amy, y sus tres hijos.

 

Nueva vida en los Profetas Menores

En las Escrituras, lo que llamamos los Profetas Menores, pueden ser “menor” de tamaño (son cortos), pero no en el impacto. En estos libros, a menudo pasados por alto, encontramos un hermoso retrato de la salvación de Dios y su llamado a una vida santa. Los profetas nos llaman a la salvación, a veces con palabras de juicio, a veces con palabras de esperanza, pero siempre con palabras de gracia. Así, en este mes vamos a mirar a los Profetas Menores, mientras nos exhortan a experimentar una nueva vida, ofrecida en Jesús.

cada-dia-correo-electronico

descargue-aplicaciones

icon-app-google-play icon-app-apple-store
Tito 2:4-8
¿QUÉ HAGO CON ESTOS JÓVENES?
“Y dales tú mismo un buen ejemplo en todo. Al enseñarles, hazlo con toda pureza y seriedad.” Tito 2:7

La tecnología ha puesto a nuestro alcance muchas cosas que antes no teníamos. Recuerdo que para investigar un tema de colegio, íbamos a la biblioteca a prestar uno o más libros, que pesaban más que un ladrillo, luego a buscar por horas hasta encontrar el tema, y después copiar a mano los textos. Hoy, usted entra a google pone el tema y aparecerán miles de páginas con información, solo tiene que buscar la página web más confiable y ¡listo! Esto ha puesto en las manos de los jóvenes un arma de doble filo, porque así como puede ayudar a formar, puede también destruir la mente y vida de las personas. ¿Qué hacer? ¡Modelos! Adultos que sean ejemplo, esto es lo que hoy necesitamos. Los jóvenes urgen de adultos que les dejen ver modelos de Cristo, sea usted esa persona que da testimonio de que en Cristo podemos vivir en victoria. Hoy más que nunca, necesitamos de personas que defiendan la santidad, guíen con sus vidas a las nuevas generaciones, ore por lo jóvenes y predíqueles con su ejemplo. Déjeme terminar diciéndole esto: por más santo y bien portado que sean sus hijos, por favor, se lo ruego no los dejes solos en la internet, sobre todo si tienen menos de 13 años, una computadora en el cuarto es una bomba de tiempo.

Señor, te ruego, ayúdame a reflejarte a ti, a ser luz en medio de una juventud en oscuridad. Amén.

cada-dia-correo-electronico