domingo 15 de julio del 2018

Edison Souza es periodista y presbítero de La Iglesia Presbiteriana de Campinas São Paulo, Brasil.

 

Para usted, ¿quién es Jesús?

¿Quién es Jesús para usted? Esta pregunta ha sido una de las más frecuentes en todos los tiempos, y las personas la contestan de las más variadas formas. Algunas respuestas han sido inspiradas por Jesús mismo, en tanto que otras demuestran que, con el pasar de los años, la humanidad se ha alejado del Maestro, el hijo de Dios y de Su palabra.
En este mes vamos a reflexionar juntos acerca de cómo el mensaje de Jesucristo ha llegado hasta nosotros, de cómo hemos percibido lo que Él quiere de cada uno individualmente y, principalmente, de cómo nos estamos acercando a Él.

cada-dia-correo-electronico

descargue-aplicaciones

icon-app-google-play icon-app-apple-store
Lucas 1:46-56
El canto de María
“Mi alma alaba la grandeza del Señor; mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador.” Lucas 1:46

Una de las canciones más bellas en la Biblia es la que canta María cuando ella reflexiona sobre la obra de fidelidad de Dios y se prepara para ser la madre del Salvador prometido. Aunque ella reconoce que todas las generaciones la llamarán dichosa, admite con humildad que todo esto se llevará a cabo mediante “el Todopoderoso [que] ha hecho grandes cosas… —¡Santo es su nombre!”. Continúa proclamando la misericordia de Dios, sus poderosos hechos, su compasión por los necesitados y la fidelidad por todas las generaciones.Dios, en su misericordia, levanta a los humildes como María, de pura gracia. María glorifica al Señor y se regocija en Él porque por medio de Jesús, el hijo que a va a dar a luz, Dios traerá salvación del pecado. Muchas canciones nuestras hoy — inclusive las cristianas — se enfocan más en nosotros: lo que hacemos, necesitamos y cómo actuamos. Es importante que también nos centremos en Dios, nuestro Creador, Sustentador y Salvador — y todo lo que ha hecho por nosotros. Me encantan los viejos himnos que proclaman: “Cuan Grande es Él” y “Oh, tu Fidelidad”. Y algunos cantos contemporáneos que nos recuerdan que Dios es un “buen, buen Padre” y que sólo Cristo es nuestra piedra angular. Así es Dios. Y él te ama a ti y a mí. ¡Regocijémonos en esto hoy!

Señor Dios, gracias por el canto de María y por el recordatorio de que lo más importante eres tú. Te glorificamos y te alabamos por tu gran misericordia. Santo es tu nombre. Amén.

cada-dia-correo-electronico