Cada Dia

Efesios 2:11-14

LA FAMILIA DE DIOS


“Pero ahora, unidos a Cristo Jesús por la sangre que él derramó, ustedes que antes estaban lejos están cerca.”
Efesios 2:13


Los temas principales del capítulo 2 de la carta de San Pablo a los Efesios son la gracia por medio de la fe y la unidad en Cristo. Pablo usa el concepto de que los cristianos somos nueva creación, con el propósito de hacer buenas obras (v.10). Anteriormente, el apóstol señala que hemos sido salvados por gracia a través de la fe y no como resultado de nuestras obras, para que nadie se glorifique a sí mismo (v.9). Entonces, somos salvados por gracia al depositar nuestra fe o confianza en Jesús, no por nuestras obras. Las buenas obras son un propósito o encargo determinado por Dios para nosotros.

Al enfocarse en Cristo, Pablo enfatiza que Jesús trae la paz y la unidad entre los judíos (circuncisión) y los extranjeros (incircuncisión). La circuncisión marcaba a los varones judíos como parte del Pacto con Dios. Cuando la Iglesia empezaba a tomar forma, estar separado de Israel significaba estar separado de Cristo, ya que la Sagrada Escritura dice que “la salvación viene de los judíos” (Juan 4:22; Romanos 9:4-5), presuponiendo que los extranjeros o gentiles se quedaban fuera de poder ser alcanzados por Cristo. Sin embargo, Pablo clarifica que por medio de la fe en Jesús el judío y el extranjero que creen en Él, son hechos un solo pueblo ante Dios.

Padre Santo, gracias por traer unidad ante Ti entre los pueblos por medio de la sangre derramada de Jesús en la Cruz. Permítenos vivir en harmonía demostrando la paz de Tu Espíritu.

 

Vea los mensajes anteriores

Haga clic en los días anteriores (en rojo) para visualizar el mensaje de ese día.