jueves 17 de agosto del 2017

Juanita de Hill

Juanita de Hill vive en la Argentina y fue misionera junto a su esposo por décadas llevando el mensaje de la Biblia a todo el que quisiera oír.

 

Los Árboles

No, no somos adoradores de la naturaleza. Pero sí podemos aprender a apreciar al Creador que se encuentra en el acto de la creación al darnos plantas, hierbas, frutos y árboles no solo para nuestro sustento (lo cual es importante) sino para hermosear el medio donde vivimos y existimos.

La autora de esta guía lo expresa en forma poética: “Toda la naturaleza espera renovación. La primavera es una estación hermosa. Llegan los pájaros con sus canciones de amor. Hojas tiernas de los árboles, sus flores y perfume, nos dan ánimo renovador. Vale la pena levantarse temprano para ver cuando el sol toca la tierra por primera vez. Es como oír la voz de Dios diciendo: Levántate, te regalo otro día de oportunidad, de aprender, de ayudar, de servir, de trabajar, de gozar”.

cada-dia-correo-electronico

descargue-aplicaciones

icon-app-google-play icon-app-apple-store
Filipenses 4:1-9
GRATO OLOR (MEMBRILLO)
“No lo digo porque yo esté necesitado, pues he aprendido a contentarme con lo que tengo.” Filipenses 4:11

El Membrillo es muy llamativo por su aroma. Cuando la fruta está madura su perfume llena el ambiente. Era muy común en China hace miles de años por sus muchos beneficios medicinales, y también muy común en la carpintería. Ahora disfrutamos el valor de la fruta. Es del tamaño de una manzana, de un color amarillo-dorado brillante y no se come cruda. Pero, cocinándola bien, se hace una mermelada de color rubí y con un poco de queso encima, es un poste delicioso. En 2 Corintios 2:14 17 Pablo dice: “Gracias a Dios que siempre nos lleva en el desfile victorioso de Cristo y que por medio de nosotros da a conocer su mensaje, el cual se esparce por todas partes como un aroma agradable. Porque nosotros somos como el olor del incienso que Cristo ofrece a Dios, y que se esparce tanto entre los que se salvan como entre los que se pierden. Para los que se pierden, este incienso resulta un aroma mortal, pero para los que se salvan, es una fragancia que les da vida. ¿Y quién está capacitado para esto? Nosotros no andamos negociando con el mensaje de Dios, como hacen muchos; al contrario, hablamos con sinceridad delante de Dios, como enviados suyos que somos y por nuestra unión con Cristo.”¿Somos un grato olor para nuestra familia, nuestra iglesia, nuestro pueblo?

Señor Jesús, haz que tu vida sea nuestro consuelo en la tristeza, nuestro puerto seguro en el oleaje de la vida. Por amor de Jesús. Amén.

cada-dia-correo-electronico