Ministerio Reforma - La Vida Ahora - ReformaTV - Cada Dia

FacebookTwitterYoutube
Juan 20:1-18

PRIMERAS PALABRAS DE LA RESURRECCIÓN 


“Jesús entonces le dijo: ¡María! Ella se volvió y le dijo en 
hebreo: ¡Rabuni! (que quiere decir: Maestro).”
Juan 20:16


Mientras que Juan y Pedro vieron la evidencia de la tumba vacía y las vendas abandonadas, María tuvo el privilegio de una evidencia muy diferente. Ella tuvo la increíble oportunidad de ser una de las primeras personas en ver al Señor resucitado y oírle hablar (Mateo 28:8-10). María había estado llorando, pensando que alguien había robado el cuerpo de Jesús de la tumba. Jesús se le acercó y le preguntó suavemente por qué lloraba, pero ella pensó que era el hortelano, y creyó que podría saber dónde estaba el cuerpo de Jesús.

Entonces Jesús dijo su nombre: “María.” En aquel momento lo reconoció.

Toda su angustia se desvaneció de inmediato. En lugar de un cuerpo que pensó recuperar, se encontró cara a cara con el Señor vivo. Era toda la evidencia que se necesitaba. Por segunda vez esa mañana, María sale corriendo hacia el lugar donde los discípulos estaban alojados y anunció: “He visto al Señor!”

Sorprendentemente, Dios sabe tu nombre también. “Yo te llevo grabada en mis manos” dice Dios en Isaías 49:16. Si escuchas, lo oirás pronunciando tu nombre. Es la única prueba que necesitará para saber que está vivo.

Dios mío, abre mi corazón para que yo pueda oírte susurrar mi nombre. ¡Lléname de gozo al celebrar la extraordinaria verdad que Jesús está vivo! Amén.